Los silencios de Punta de Las Arenas

Written by Super User on . Posted in Bibliografía

Los silencios de Punta de Las Arenas


El 20 de abril de 2001 se presentó el libro en el Club Prensa Canario de Las Palmas de Gran Canaria. Reproducimos lo que el autor dijo en aquel momento:


Es una historia de amor y de muerte. De muchos amores y muchas muertes reales y simbólicas. De personajes protagonistas con nombres inspirados en dioses y leyendas y de personajes anónimos, desheredados de la tierra, los nadies que reconoce Eduardo Galeano, que arrastran como pueden sus piltrafas y carencias por el viejo corazón de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria – como siempre le gustaba apostrofar a nuestro querido y respetado, maestro de educadores, D. Jaime O’Shanahan, nuestro añorado amigo Jaime. Es la grandeza de espacios naturales únicos cuyos nombres, sin pretensión alguna, surgen de las fuentes de la toponimia: Las Canteras, El Confital, la Fuente de las Goteras, La Montaña de las águilas, El Barranco de los Berros, Los Llanos Blancos, La Punta de las Arenas, El Andén Verde.


Es la historia de cientos de pardelas que anidan en los cantiles de Punta de las Arenas y en los escalofriantes paredones de la serranía que se desploma en el arco pétreo del Andén Verde, que hasta hace un suspiro conocíamos como pardelas cenicientas. Sesudos especialistas y eruditos ornitólogos las han diferenciado en dos espacios diferentes y ahora se denominan pardelas atlánticas, aunque con un nombre u otro, siguen siendo pardelas para los habitantes de estas islas, con un nombre u otro, siguen arribando a nuestras costas al atardecer y en sus colonias de cría los gritos lastimeros de las pequeñas pardelas siguen recordándonos el llanto de los bebés. Y es la historia de muchas especies de plantas, grandes algunas como esas tabaibas dulces de enorme tamaño, pequeñas otras como el corazoncillo o el pico de paloma, todas endémicas, hermosas, olvidadas y muchas en peligro de extinción, que prosperan sobre un sustrato arenoso y volcánico, colgadas del risco unas, semienterradas en la arena otras, amenazadas por periódicos desprendimientos.


Es la historia de un océano combativo, rugiente y erosivo y de una costa rocosa, altiva e impertérrita que aguanta firme el acoso de las olas, la fuerza de las mareas. En esta lucha de titanes, colosales rocas con tamaño de montañas, se desprenden de cuando en cuando con un horrísono estruendo que sacude el andén. Es la historia de Breogán y Amarca. Zacarías y Maite. Amor pasional, amor paternal, amor filial, amor al fin. Es una historia de equilibrios y desequilibrios emocionales, de búsquedas y encuentros, de ausencias y soledades. Son tiempos diferentes los que trata la novela: los tiempos del mar y de la tierra, del cielo, del individuo. En Punta de las Arenas, el tiempo real está marcado por la naturaleza, no lo define el móvil ni el reloj de pulsera, condicionado éste por parámetros artificiales de eficiencia energética o productiva, desdeñando e ignorando porque así interesa, los ritmos biológicos del ser humano.


Es una historia de estrellas fugaces que recorren idéntico firmamento en la Bretaña francesa que, en un rincón perdido de esta isla casi redonda, pues la excepción la aporta un apéndice volcánico que le surgió en forma de pequeños conos agrupados en el norte de la misma, en la región conocida como La Isleta. Y el océano ¡siempre le océano! Cerrará el círculo, abierto al comienzo de la novela. Se trata del Atlántico sonoro, el mismo que cantara en su día nuestro egregio poeta Tomás Morales. Punta de las Arenas es eso, una punta, un saliente al mar, un atrevimiento. Por eso el mar se lleva incautos pescadores en este lugar, se muestra salvaje y bravío y cubre de espesa maresía – cuán velo lechoso que vuelve la visión borrosa – toda la costa arenosa. Para no ver el barranco, pues no quiere olvidar que aquel sustrato de arena dorada, arrebatada al océano hace ya tanto tiempo, volverá algún día, al seno de donde partió.


José Manuel Espiño Meilán

  • Experimentado profesor y reconocido educador ambiental.
  • Trabaja actualmente en el I.E.S. El Calero (Telde)
  • En su tiempo libre, escribe y camina.
  • Su Primera Novela: Los silencios de Punta de las Arenas fue publicada en abril de 2013
  • La segunda, inédita aún, lleva por título: "Ventayga, el enigma del nemeth."
  • “Un centenar de lagartos” es su tercer relato.
Esta web usa cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y hacer estadísticas de datos de uso. Acéptalas antes de seguir navegando para poder disfrutar de todos sus contenidos con plena funcionalidad.
Si quieres más información o modificar su configuración, visita nuestra Política de Cookies.