Archivo de la categoría: Gran Canaria

Cueva del Sol

Próxima Ruta del Colectivo Turcón-EeA, entre la Vega de San Mateo y la Villa de Santa Brígida.

DOMINGO, 15 DE MARZO DE 2020.

Ruta nivel familiar.
Recorrido: 7 km
Horarios de salida: 9:30h desde Parque Franchy Roca de Telde.
10:00 horas desde zona de tierra, Circo de La Feria, en LPGC.

Inscripciones desde el lunes, día 09 (14h.) en casa juventud de Telde,
928680686 o email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.


Visitamos el municipio de La Vega de San Mateo. El recorrido nos llevara la Cruz del Montañón, estupendo mirador natural sobre la Vega.
Conoceremos la historia de la Cueva del Sol, auténtico reloj astronómico, cuando aún no se conocían las agujas, ni los minuteros. Una visita
cargada de atractivos culturales y naturales que terminará en el centro de la Villa de Santa Brígida.

Barranco de La Bodeguilla

Los barrancos como fuente de vida. Por ellos nos llega el agua, el aire, las comunicaciones. También las invasiones de los piratas. Las palmeras canarias se asentaron en muchos de ellos. Puede decirse que los barrancos organizan el territorio en nuestras islas. Constituyen la orientación, la altitud y muchos otros factores climáticos y ambientales que determinan una diversidad de paisajes de singular belleza e importancia. 24 cuencas/intercuencas se pueden identificar en Gran Canaria. Cada uno de ellas con sus tributarios. Evidentemente no podemos recorrerla todo, pero algunos hemos seleccionados como representación de esos espacios llenos de vida y cultura.

II-EcoTaller sobre Custodia del Territorio y el Patrimonio Caminero:

II-EcoTaller sobre Custodia del Territorio y el Patrimonio Caminero: exposición de proyectos, iniciativas y problemáticas.

Divulgación de acciones y transferencia del conocimiento

Viernes, día 13 de marzo de 2020.

Rescatando los inicios

Anoche realizamos la grabación en vídeo del debate sobre los inicios del movimiento ecologista en Telde. Más de 40 años de luchas y reivindicaciones.

“Esperanza” es el título del proyecto, porque con todos los testimonios recogidos y, algunos otros que faltan, podemos hacernos una idea de cómo era el Telde de los años ’80. El fin último es concienciar y motivar de cómo una lucha, unas reivindicaciones, un trabajo altruista y voluntario, puede cambiar muchas cosas.

Te animamos a seguirnos.

El proyecto “Esperanza” es una iniciativa del Colectivo Turcón-EeA, que cuenta con el apoyo de Participa-Gran Canaria, consejería del Cabildo de Gran Canaria.

Rapador en fotos

Bonita ruta la realizada por el Colectivo Turcón-EeA ayer domingo, en los municipios de Valleseco y Firgas.

Día soleado para regalar a los numerosos participantes, menores incluidos, una excursión fabulosa.

El itinerario incluía visitar los bosques umbrifelos del monteverde del Barranco del Rapador, así como Las Madres, el barranco de La Virgen, y Guadalupe.

Dentro del parque rural de Doramas, se encuentran maravillosos espacios siempre verdes, con laureles, brezos y otras especies del monteverde canario. Lugares que hicieron las delicias de todos los participantes.

Próximas rutas:

15 de marzo, Cueva del Sol en San Mateo.

28 de marzo, Barranco de Tamaraceite.

25 de abril, Lina y Siberio.

El Rapador, visita senderista

Será la próxima ruta de senderismo del Colectivo Turcón-EeA.

Domingo, 16 de febrero.

Hace cuatro años desbrozamos las zarzas que cerraban este hermoso camino que recorre lindos enclaves del Monteverde, dentro del Parque Rural de Doramas. Allí existió una Planta Embotelladora de Agua que se comercializaba con el nombre de este barranco. Conoceremos los baluartes de este recóndito rincón.

Recorrido: unos 6-7 km.

Nivel: dos botas, medio.

Punto de encuentro: Telde, a las 9:30h. parque Franchy Roca.

LPGC, a las 10h. zona de tierra-Circo-La Feria.

Inscripciones desde el lunes, día 10 (14h.) en casa juventud de Telde,
928680686 o email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Los Picachos: 2020. XXVI aniversario de una lucha.


Turcón vuelve a solicitar la colaboración y participación de aquellas personas preocupadas por el patrimonio histórico.

Un Conjunto Arqueológico de Los Picachos, en el término municipal de Telde. A lo largo de estos 26 años hemos pedido tantas cosas que ahora parece que el Bien de Interés Cultural – BIC, podría alumbrar alguna esperanza. No obstante, seguimos tomando la calle como cada mes de febrero de estos últimos 26 años.

Convocatoria para el sábado, día 08 de febrero

Lugar: calle 8 de marzo, junto a Los Picachos.

Hora: de 12 a 12:30 h.

Qué son los Picachos:

El yacimiento arqueológico de Los Picachos se encuentra en el casco urbano de Telde, en la zona de expansión del barrio de Los Llanos de San Gregorio, a la que ha dado nombre. Estos restos arquitectónicos como yacimiento arqueológico, están debidamente catalogados y por tanto gozan de protección legal, estando especialmente prohibida cualquier actuación que suponga daños a su conservación.

La parcela en la que se sitúa está delimitada al norte por la calle Picachos, al este por la calle 8 de marzo, al sur por dos bloques de viviendas y al oeste por la calle Juan Negrín. Dentro de la misma  se encuentran además el conocido como Tanque de los Picachos,  un segundo estanque más pequeño, una antigua explanada de aparcamientos y, en el vértice noreste, un solar acotado utilizado como almacén-cobertizo y depósito de maquinaria de obras. Es en este último espacio donde se encuentran los restos arquitectónicos conservados, aunque no se descarta que se puedan localizar en el subsuelo más restos arqueológicos sepultados bajo tierra.

Así los restos arquitectónicos conservados son, de oeste a este los siguientes:

  • Una primera pilastra, de unos 10 m de altura, de planta de tendencia cuadrangular de 2 x 2 m  aproximadamente en la base, decreciente en altura. Está realizada en mampostería con mortero de cal, destacando el empleo de fragmentos cerámicos (tejas y/o formas azucareras) como calzos. En la cara oeste, en su tramo final, a unos 8 m  de altura, se conserva un saliente de piedra, a modo de ménsula que probablemente serviría de apoyo para una riostra de madera. La terminación de la pilastra, en su cima, presenta un perfil irregular producto, casi con toda seguridad, de la pérdida de material constructivo en algunos de sus lados, aunque no parece que tuviese mucha más altura que la conservada.
  • Un primer tramo de pared, de unos 4 m de largo por aproximadamente 2 m de alto y de ancho. Este muro, aparentemente de piedra seca, sin mortero, está adosado a la base de la pilastra pero no enjarjado con la misma. Esta disposición apunta a un momento constructivo posterior, y de hecho parece responder a un cerramiento de parcelas o fincas de cultivos. Apoya esta hipótesis el hecho que esta pared se continúa al oeste de la primera pilastra hasta adosarse al estanque, con lo que se cierra el espacio por este lado. Sobre la misma se disponían en el pasado cortavientos o cerramientos de cañas, sustituidos modernamente por una pared de bloques prefabricados. Este elemento se vio seriamente afectada por el derrumbe de la segunda pilastra.
  • Una segunda pilastra, gemela a la anterior, apenas medio metro más baja, se levantaba, hasta febrero de 1994, unos 4 m hacia el este de la primera. Sus características técnicas eran en todo idénticas, conservando incluso una ménsula de las mismas características y a igual altura. Su remate superior semejaba estar intacto, sin mostrar pérdidas de material, lo que parece indicar que en su origen era algo más baja que la primera.  Esta segunda pilastra presentaba como señal característica una grieta vertical bastante evidente, de más de 1,5 m de largo que afectaba a sus lados norte y este. Después de su desplome los materiales constructivos permanecieron in situ durante un tiempo, pero hoy ya no se encuentran en el lugar.
  • Un segundo lienzo de pared de unos 5 m de largo y unos 4 m de alto realizado con la misma técnica constructiva que las pilastras, es decir, mampostería con mortero de cal, y con fragmentos cerámicos reutilizados a modo de calzos. Esta pared se adosaba directamente a la segunda pilastra sin estar enjarjada con ella y presentando una sección con el mismo ancho decreciente en altura. Esta pared que presentaba importantes pérdidas de material constructivo, tanto en su remate superior como en una amplia franja horizontal a mitad de su altura, fue muy afectada por el desplome de la segunda pilastra, perdiendo su apoyo, lo que supuso a su vez su caída. No obstante, el grosor de la misma, y tal vez la forma constructiva basada en una doble pared con relleno interior posibilitó que a pesar de caerse toda la cara norte del muro, aún se conserve la cara sur, lo que su vez ha permitido poner de manifiesto esta forma constructiva.
  • El cubo es una construcción de unos 5 m de altura y de planta cuadrada de aproximadamente 2 x 2 m. Se encuentra insertada entre el lienzo de pared arriba descrito y otro segundo lienzo situado en el lado contrario, lo que hace que pase bastante desapercibido. No obstante, se puede apreciar una técnica constructiva idéntica a la de las pilastras reseñadas y mejor acabada que la de las paredes, con las que se adosa pero no se engarza. Esta pieza, que podría identificarse como otra pilastra tiene una característica especial en su remate superior, que es su planta circular. Ésta se encuentra actualmente rellena, pero parece haber sido originalmente hueca en su interior, al modo de los cubos de los molinos hidráulicos.
  • Un tercer lienzo de pared, de unos 4 m de altura y unos 2 m de largo, presenta las mismas características que el segundo tramo ya descrito, incluso con las mismas pérdidas de material en una amplia franja situada a media altura, aunque en este caso no se ha visto afectado por el derrumbe de la segunda pilastra.
  • Una tercera pilastra, más baja, de unos 6 m de alto, a la que se adosa el tercer tramo de pared, presenta las mismas características constructivas que las anteriores, con la salvedad que la ménsula de piedra de la cara oeste se encuentra más baja que en las pilastras anteriores. Este dato es significativo en tanto que nos indica que, aunque ha perdido algunas hiladas de piedras en el remate, esta pilastra no tenía la altura de las anteriores.

Una concentración de estructuras de restos materiales y medioambientales, testigos de actividades humanas que tuvieron lugar en un pasado más o menos remoto. Pues bien, eso es lo que son Los Picachos, los restos de un ingenio azucarero del siglo XVI, una construcción de hace aproximadamente 500 años.

En realidad, las grandes columnas de piedra que dan nombre a Los Picachos son los pilares o pilastras de mampostería de un acueducto que traía el agua para mover el molino que trituraba la caña de azúcar. El canal de madera del acueducto no se conserva, pero no es difícil imaginarlo viendo las señales que dejaron sus apoyos en los pilares. Es más, entre los restos que se conservan todavía se puede reconocer lo que parece ser el cubo del molino.

Para entender todo esto debemos tener en cuenta que un ingenio azucarero era un gran complejo industrial donde la caña de azúcar era transformada en azúcar. Para ello era imprescindible el aporte de agua, que tenía que tener la suficiente fuerza para mover los rodillos del molino. Esta fuerza se conseguía creando un salto de agua artificial, lo que explica la altura de los pilares del acueducto. El ingenio se completaba con otras construcciones como los cuartos de calderas en los que se calentaba el bagazo o caña triturada. El líquido resultante era vertido en moldes y puesto a destilar hasta que se endurecía, formándose los “panes de azúcar”, bloques de azúcar solidificada en forma de grandes “rapaduras”.

Fragmentos de estos moldes para el azúcar son aún visibles entre las ruinas y en las inmediaciones, por lo que no hay que descartar la presencia de más restos enterrados en el subsuelo inmediato, en las antiguas explanadas de aparcamientos. Todo esto convierte a Los Picachos en un sitio histórico de extraordinario interés que debe ser preservado, restaurando los restos que se conservan y posibilitando el estudio arqueológico de su entorno para delimitar su alcance, para así, una vez recuperados y documentados los restos revertir este espacio a la ciudadanía como un parque público dotado de un equipamiento cultural. Es competencia de las diferentes administraciones públicas, en cumplimiento de sus atribuciones, atender a la protección del patrimonio cultural y dar respuesta a las demandas de la ciudadanía.

El 14 de febrero de 1994 se produjo el derrumbe de parte de la construcción conocida como Los Picachos. Éstos eran un referente en la historia y el paisaje de la ciudad de Telde. Desde el primer momento, y van 25 años, Turcón Ecologistas en Acción no ha cesado de reivindicar la recuperación de este emblemático sitio histórico, ante la pasividad y la inoperancia de los entes públicos. Así, a lo largo de los años transcurridos, en el aniversario del derrumbe se han convocado concentraciones y actos reivindicativos para demandar de las administraciones competentes la recuperación de este espacio. Lamentablemente, la respuesta salta a la vista, la herida sigue abierta en la memoria y en el paisaje.

Es necesario realizar una rápida intervención de reconstrucción, rehabilitación y acondicionamiento del lugar para uso didáctico; donde se den a conocer las técnicas, actividades y sus formas, incluso integrando la trama urbana llena de datos y restos históricos de esta influencia industrial del azúcar y la caña,  una expresión para transmitirla, como testimonio relevante de la cultura tradicional del pueblo canario. Este conjunto arquitectónico, por su funcionalidad histórica, podría configurar una nueva oferta cultural y turística para nuestro municipio.

Un BIC para recuperar el suelo    

La primera intención de declaración de Bien de Interés Cultural fue en el año 1988 (BOC-136, 28 de OCTUBRE). Una vez incoado el expediente de BIC y pasado tres años sin una resolución para su declaración, la empresa propietaria del suelo interpuso un recurso de mora, solicitando el archivo del expediente. Entendemos está última circunstancia como una acción que demuestra el poco interés mostrado en ese momento por la protección de aquel lugar.

Por todo ello, este Colectivo tomó nueva y renovada iniciativa y realizó una petición  con posterioridad, el día 12 de febrero del 2003, a la Presidencia del Cabildo, para una nueva declaración de BIC, en el contexto de las reivindicaciones por la caída del Picacho de aquel año. La iniciativa no se resolvió satisfactoriamente y en el año 2008 este grupo vuelve a remitir comunicación escrita al cabildo recordando la necesidad de tramitación, el expediente claudico ante la indiferencia  e  indefinición administrativa e institucional sobre el verdadero deseo de conseguir tal declaración; como se ve se suceden un cumulo de despropósitos y ante ellos no perdemos el interés ni los deseos de ver a Los Picachos de Telde como Bien de Interés Cultural.

Salvar la Tronera de Gáldar

La Tronera es una cantonera situada en la calle Drago, esquina con calle Doramas, estando reconocida como Bien de Interés Cultural, catalogada como Bien Etnográfico por la FEDAC y figura en la Relación de Bienes Etnográficos Infraestructuras Hidráulicas en el Plan General de Gáldar (Ficha A.II-B 12E). Situada en el centro de la ciudad, con un entramado de bocas de reparto complejo, ubicadas a una altura considerable con respecto a la rasante de la calle. Dicho bien nos habla del valor del agua para el riego de los terrenos dedicados a la actividad agrícola.

La importancia de este sistema hidráulico se encuentra inmersa en la antigüedad de las diversas troneras existentes, se habla de nueve, entre ellas las de la Heredad de Aguas de Gáldar o las de la Casa del Agua, las más alejadas en el tiempo procedentes del siglo XVIII y las más recientes en la primera mitad del siglo XX.   

La preocupación ciudadana comienza cuando el Ayuntamiento comunica la intención de modificar la red viaria en la calle Drago, en la zona donde se encuentra la conocida por los vecinos como la tronera. Con esta finalidad solicita una modificación menor del plan general con la eliminación de la Ficha P-110 del Catalogo de Protección, Troneras calle Drago, a la vez que se pide informe a la empresa especializada Arqueología D3 que, si bien reconoce los valores patrimoniales, a renglón seguido habla de reconstrucción de la infraestructura, plegándose a los postulados mantenidos por la corporación municipal.

La Tronera junto con la Casa del Agua es un símbolo identitario del municipio con un reconocimiento patrimonial consolidado, y sin duda una reliquia del entramado hidráulico de superficie de Gáldar y como tal merece una visión de conservación in situ, además de la difusión de su valía entre la población.

Turcón toma conocimiento a través de los/as vecinos/as agrupados en Salvar la Tronera de Gáldar de sus peticiones convertidas en manifiesto, difundido en los medios y del escrito presentado al Cabildo Insular de Gran Canaria, iniciativas que apoyamos por las que solicitamos un cambio de orientación en las decisiones que pretende la mayoría de gobierno del ayuntamiento de Gáldar, en cuanto a la demolición de la tronera y su reconstrucción unos metros más atrás, toca a las autoridades municipales e insulares reflexionar sobre la oportunidad de sus acuerdos lesivos con el patrimonio.

La alternativa que se propone desde la plataforma vecinal es la peatonalización de aquel tramo de la calle Drago, concretamente desde la esquina, con calle Martinón León hasta la Tronera, que aportaría un espacio libre de tránsito rodado e indudable calidad de vida a la ciudadanía. Lo que no es de recibo es arrasar con un bien cultural por la ampliación de una calle.

Nos unimos al llamamiento realizado desde la ciudad de los guanartemes exigiendo la no demolición de la Tronera, el no a la replica de la misma, y un si a la conservación, restauración y puesta en valor de lo auténtico. La Tronera no se toca.

A la memoria de José Luis González-Ruano, antropólogo, ecologista, escritor.

Sempiterno lector, viajero incansable, renacentista convencido, José Luis González-Ruano ha sido y es un excelente narrador y poeta.

Hemos compartido infinidad de charlas, de cuitas, de pareceres, de puntos de vista comunes y de criterios contradictorios. Defensor apasionado de la riqueza del lenguaje, sus reflexiones guardaban siempre un poso de sosiego y meditación, sus argumentos eran sólidos y siempre acababa yo aprendiendo de aquel ser humano, amigo inolvidable, que me hacía ver con claridad meridiana el por qué de sus  argumentaciones, la fortaleza de sus conclusiones.

Siempre había, a la postre, unas risas, un deseo de vivir de nuevo ese momento, con otro argumentario, otra temática. Compartimos cervezas y degustamos excelentes vinos, saboreamos elixires espirituosos que nos transportaban a tierras y autores literarios que ocupaban tan entrañables como recónditos espacios en nuestros corazones y memoria.

Así el ron nos llevaba a Heminguay de quien era un profundo admirador. Había seguido en sus viajes los periplos del Premio Nobel, Cuba, Pamplona, donde, junto al busto que preside la plaza de toros, se retrataba él, añadiendo una foto más a su álbum de recuerdos del Camino de Santiago.

El orujo nos acercaba a Castelao, a Alvaro Cunqueiro, a Rosalía de Castro y lo disfrutábamos puro, trasparente, aromático, en  lugares cargados de simbolismo como el alto do Cebreiro o en forma de queimada en su refugio natural, muy cerca de la laguna de Valleseco, en encuentros familiares que animaban a tocar el timple y la guitarra y cantar isas y folías, muiñeiras y alalás.

Pero el periplo que más hondo cuajó en mi interior, fue su creación literaria.

En 1998 obtiene un Accesit Premio de Poesía Pedro García Cabrera con su obra “Últimos pájaros del océano”. Su dedicatoria, la primera de muchos libros publicados, dice todo de un amistad eterna: ” A José Manuel Espiño que ha volado conmigo en el océano interminable de la amistad. Que no se cansen nuestras alas” Jamás se cansarán Pepe, mientras un hálito de aliento dé vigor a mi cuerpo y a mi memoria. Nunca, amigo mío.

Deseo hacer una semblanza de su obra más destacada, a través de sus palabras. Tal vez así, disfrutando de ellas, encuentre usted en sus escritos enorme placer y esperanza. Placer de mundos recorridos que serán suyos, palabra tras palabra; esperanza por una humanidad con otras miras, más solidarias, más responsables  más sanas. Salud que nos da el conocimiento y que nos enferma la ignorancia, un mundo sin fronteras, sin barreras y rayas. Sin muros infranqueables pues a la postre es esto, tenacidad vana. Si imposible es poner puertas al campo, más difícil se torna encarcelar la esperanza.

“Ulises y la Garita Azul” fue su primera publicación. El Ayuntamiento de Telde patrocinaba y editaba en 1988 una joya hace tiempo agotada que ensalza su litoral, la esencia de sus gentes, al alma de un pueblo. Es su espacio vivenciado, su entorno más cercano, su día a día.

“Fíjate, Ulises, allí está el último tarajal libre de nuestra playa. Ya no le llega el aire limpio que bajaba por este cauce, le han apagado el sol tenue de las tardes, hace tiempo que sus ramas no cobijan el trino alegre de aquel pájaro amigo y hasta le han robado la sonrisa azul del océano, destruyendo la pequeña playa que lo llenaba de noche marina” Capítulo: El árbol del mar. Ulises y la Garita azul.

El bufadero, la playa de los Palos, el puerto de la Madera, las salinas, el poblado aborigen, la playa de San Borandón, la cueva azul de la Reina Mora… lugares entrañables de la costa teldense, próximos a donde vivió siempre José Luis, su querida playa de La Garita, narrados con un lenguaje fluido y entrañable y dirigidos a su hijo Ulises.

En 1995, la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias y el M.I. Ayuntamiento de Telde publican: “El bosque de Tara. Andando por los espacios naturales de Telde”.

Esta joya bibliográfica nos acerca a todos y cada uno de los paisajes que definen el municipio: la caldera de los Marteles, los Altos de Jarcó y los Cercados, los volcanes de Rosiana y el Gamonal, los valles de Casares y San Roque, El Malpais y la sima de Jinámar, los arenales de Tufia, el bufadero de la Garita, el mar de las Puntas y los Roques, el barranco de los Cernícalos

De este último capítulo es este párrafo, invitación indudable a todos los caminantes a recorrer las sendas de la isla en busca de las bellezas y valores que indudablemente encierran:

“Tras una jornada de fantásticos encuentros con el agua y las hermosas manifestaciones de la vida, el caminante acabará su periplo por el barranco reconociendo que este es, sin duda, un espacio natural para interpretar la naturaleza con los cinco sentidos y, sobre todo, para procurar conservarlo como referente emblemático del patrimonio ecológico de Telde y de la isla”.

En 1998 edita su primera obra bajo el sello de Azulia, dentro de su Proyecto Mundo Isla. El título: “Chelonia en Orchilla y el Cuaderno de Tindaya”. José Luis, profundamente comprometido con el medio natural de las islas, pincela un desgarrador lamento ante la enorme tropelía y soberbia insensatez de querer vaciar la sagrada montaña de Tindaya. Afortunadamente, la lucha del pueblo fue tenaz y tal desmán no se llevó a cabo, hasta la fecha:

“Hay polvo de hueso de mujer en la cima de Tindaya. Algunas noches, dicen que no más de tres al año, la montaña se queda sin aire y se escucha claramente la respiración agitada de la piedra. Es entonces cuando aparecen las luces blancas” El cuaderno de Tindaya.

Hombre de mar, mi querido hombre azul, siempre indagó en la búsqueda de esas raíces marinas con la belleza de su lenguaje:

“Siempre intento recordar cómo entró el mar en mi vida y cada vez quiero saber algo más sobre ese mismo mar que me rodea. Me he acercado a los puertos perdidos en los confines del mundo, he arribado a playas secretas, y he contado el tiempo en la arena como si fuera un ave marina”  Chelonia en Orchilla.

Fue en 1999 cuando CajaCanarias publica su obra poética: “Últimos pájaros del océano”.

Con fuerza arrolladora, orgulloso de sus raíces en un San Cristóbal pescador y marinero, el autor rescata sus orígenes en el poema:  Biografía inacabada de un hombre azul:

“Yo soy el hijo de José,

la cicatriz azul de Cecilia,

un cruce de océano y pez

que me semeja a cualquier isla.

Sólo escucho el mar que me inunda,

sus brisas espirales, sangre

que a lo salvaje me vincula,

viento de aisladas tempestades.

Y más que un ser soy un estar

ornando el nombre la arena,

un eco de profundidad

desde la orilla a la cabeza.

Hombre repleto y derramado

como fruta marina, cuerpo

que invoca la espuma en sus rasgos

hundidos en las sales del fuego.

Y aún por el mundo sobrevivo

respirando gotas azules,

mordiendo hierbas del abismo

hasta que el agua me desnude”.

En el año 2005 bajo el sello Azulia, publica su primera novela: “Isla de Lobos”. Como el mismo nos dice en la contraportada: “Un libro, intenso como un naufragio, para leerlo en una isla desierta”.

“Al tiburón lo dejaron sangrando la derrota en un charco y no murió hasta que el lugar se limpió de ruidos humanos. Y allí se quedó esperando la sepultura de la marea, como si su carne maltratada fuese tan solo un despojo de la historia.

“Ulises Duncan, cargado de cañas y bártulos, siguió a sus hijos a distancia hasta llegar al desolado promontorio del faro y tuvo tiempo suficiente de calmar las angustias del alma con el fuerte olor a vida que los muchachos iban dejando por el camino”. Isla de Lobos.

Siempre fue antropólogo, aunque la carrera la cursara tras medio siglo de existencia.

En el año 2008 sale a la luz su segunda novela: Surf Republic”. Segunda entrega de su trilogía Mundo Isla, iniciado con Isla de Lobos. El país del oleaje, así define el mundo de las olas al que José Luis conferirá categoría de estado.

“La tribu del oleaje en el vacío del amanecer seguía dispuesta a saltar a la orilla, a nadar hasta acercarse a las ondas imaginarias, bajando primero la cabeza para sortear la rotura bramante, empujando la tabla hacia el fondo para volver a emerger infatigable al encanto de la luz, para buscar el calor de la hembra líquida, la madre de un mundo salvaje, tan antigua como el tiempo, y luego el más limpio vuelo hacia el conocimiento completo del corazón humano…” Surf Republic.

2010 fue año jacobeo. Pasarán once años antes del nuevo año santo:2021. Con motivo de tal efeméride, José Luis publica con su linea editorial, Azulia, “El camino de Santiago en Gran Canaria. Un viaje a la isla interior”

Paso a paso, desde la iglesia parroquial de Tunte hasta el templo de los caballeros de Gáldar, el autor nos describe a través de barrancos y calderas, llanos y degolladas, conos volcánicos y malpaíses una senda mítica, cargada de pasado, que recorre por caminos ancestrales los más variados paisajes isleños.

“Fue la semilla de un naufragio la que trazó el rumbo en el Atlántico, desde Galicia hasta Gran Canaria, extendiendo el Camino de las Estrellas en el corazón de la lava hasta hacerlo coincidir con antiguas rutas nativas. En algún lugar dentro de mí está ahora ese camino.” El Camino de Santiago en Gran Canaria.

2015 nos sorprende gratamente con una nueva novela: “Donde anidan los albatros”, editada por Azulia. En palabras del autor, la contraportada nos insinúa de que va su lectura: ¿Qué libro es éste? Ahí están los relatos de un mundo primitivo sobre los que gravita, como un ave marina elevada en los océanos, la poesía de los encuentros.

“No sé si algún día viajaré hasta el archipiélago de Svalbard, en el océano Glacial Ártico. Pero me gustaría. Es la orilla fría. Una escala hacia otro mundo. Allí hibernaría eternamente, como un oso polar, abandonando mi respiración al enigma del sueño del invierno. Lo pienso cuando estoy en un promontorio final en la isla de Mageroya, en la Laponia noruega, mirando el sol de medianoche que apenas roza el océano y asciende”. Del capítulo: Azul ártico.Donde anidan los albatros.

En 2018 sale a la luz su última publicación. Se trata de: “El archipiélago nómada. Un viaje libre y salvaje por las islas Canarias”.

“La isla no siempre es un refugio. Nada consigue explicar su destino, aunque todo viaje por mar acabe en una orilla. Así llegan también hasta las solitarias playas como la de San Borondón los restos de los naufragios, los desechos y los cadáveres oceánicos.” El archipiélago nómada.

Pendiente nos queda su última obra, aquella que cerraría su trilogía Mundo Isla. Pero en estos treinta años de publicaciones hay material suficiente para reflexionar sobre nuestras relaciones con el medio natural, con las personas que lo habitan, con las plantas y animales; en suma, con la vida.

Esperando quedamos.

José Manuel Espiño Meilán.

27 de enero de 2020, hoy, mi fiel amigo, se ha detenido tu corazón pero centenares palpitan tras tus pasos. ¡Buen camino, peregrino!

Ruta al barranco del Draguillo.

Tiempo fresco y agradable para la actividad familiar del Colectivo Turcón que realizó ayer.

Los participantes realizaron un recorrido aproximado de 8 km y disfrutaron de las explicaciones didácticas del profesor Paulino, escritor y buen conocedor de estos barrancos.

El Draguillo: un lugar marcado por su geomorfología volcánica, por su rica biodiversidad y legado histórico cultural. Declarado Espacio Natural Protegido, divisorio de los municipios de Telde e Ingenio, el Draguillo, sobrevive a la urbanización. Recorrimos su parte alta, para conocer su bello palmeral. Después avanzamos por territorio de Telde, por el Gamonal, donde giramos a la vertiente del barranco de Silva, para descender por Calacio y Las Medianías de Telde. 

Más información:

Constituye una unidad geomorfológica bien definida, con conos volcánicos alineados, paredes escarpadas y procesos erosivos evidentes que han ido encajonando el barranco con el paso del tiempo. En sus laderas se refugian muestras de ecosistemas naturales y flora autóctona, con abundantes endemismos canarios y macaronésicos. En conjunto, el Barranco del Draguillo conforma un paisaje de gran belleza, donde confluyen elementos de gran valor natural con elementos de interés cultural por albergar una muestra de asentamientos aborigen, siendo muy comunes las cuevas de habitación y de enterramiento. La vegetación potencial corresponde casi exclusivamente al dominio del bosque termófilo, salvo en sus cotas más bajas que corresponde al piso basal. La vegetación actual está formada en su mayor parte por matorral de sustitución dominado por tabaiba amarga, vinagrera, tajinaste blanco, verode y aulaga. Existe una formación de acebuchal-palmeral en la cabecera. En las zonas más bajas aparecen cardonales y tabaibales de Euphorbia balsamifera en buen estado de conservación.

DRAGUILLO, BARRANCO DE (INGENIO Y TELDE)

Con este topónimo que hace alusión a un pequeño drago, se conoce al barranco que conforma la frontera administrativa entre los municipios de Telde e Ingenio, atravesando el territorio de los Volcanes de Rosiana, donde se localiza un yacimiento arqueológico conocido con el mismo nombre, también llamado Cuevas de Juan Tello, por encontrarse situadas en las rampas sudestes de la montaña homónima junto al cauce del barranco.

El barranco tiene sus nacientes en Las Nareas a 850 msnm., si bien su tributario el Barranco de la Morisca penetra más hacia el centro de la isla y nace en Los Majaletes a 1.200 msnm., discurriendo en dirección Este para desaguar junto al Caserío Playa Ojos de Garza, en El Callao.

Su cauce medio, a partir de La Pasadilla es el territorio protegido del Monumento Natural del Barranco del Draguillo (C-33 Decreto 18/2003, de 10 de febrero, Gobierno de Canarias), que conforma una definida unidad geomorfológica con «conos volcánicos alineados, paredes escarpadas y procesos erosivos evidentes que han ido encajonando el barranco con el paso del tiempo. En sus laderas se refugian muestras de ecosistemas naturales y flora autóctona, con abundantes endemismos canarios y macaronésicos».

Más fotos de la ruta:
https://photos.google.com/share/AF1QipNdxB5zyVj3YbTGQeQ4-yKgkbmrFBTQJXUEEaVjLn94OB-Xwh5lxHkkKcx_R7R-Xg?key=YWxES0dUVS1BLVNQdTVsbk94MlhXNVJyNFN3MHN3

Próximas actividades de Turcón:

Taller de caminos, viernes, día 31 de enero.

Ruta etnográfica de Los Picachos, viernes, día 7 de febrero.

Concentración de Los Picachos, sábado, día 8 de febrero.

Ruta al Barranco del Rapador, domingo, día 16 de febrero.

Patrimonio caminero de Gran Canaria. Divulgación de acciones y transferencia del conocimiento.


Ecotaller#2 Custodia del Territorio y el patrimonio caminero de Gran Canaria. Divulgación de acciones y transferencia del conocimiento.

Profesionales de diversas áreas compartirán sus conocimientos y casos prácticos para la elaboración de una agenda pública reivindicativa, una puesta en común de los futuros retos y la manera de afrontarlos.

Datos del Ecotaller#2.

Viernes, 31 de enero de 2020, de 19 a 22 horas, en el local social de Turcón, calle Reyes Católicos, nº 9, bajo, Telde.

Estos talleres cuentan con el apoyo del Cabildo de Gran Canaria, a través de la Consejería de Participación Ciudadana.

Es una actividad formativa y divulgativa. La entrada y participación es libre y gratuita.

Cuatro exposiciones: proyectos, iniciativas y problemáticas. Conócelos.

1.- Enrique Morales Hernández (Quique), Técnico Deportivo de Montaña, Director de la Escuela Canaria de Montaña, Órgano Técnico-Docente de la Federación Canaria de Montaña. Responsable de las áreas de senderos y seguridad. Nos hablará de las “Tres Eses”: senderismo, senderos y señalización, describiendo los apartados de evolución de los caminos, del uso tradicional al uso deportivo, los tipos de senderos, sus señales y elementos, los senderos adaptados y finalmente nos describirá la Red Canaria de Senderos.

2.- Miguel Molares González, ingeniero técnico industrial, nos hablará de la ruta circular del camino de la Villa de Santa Brígida por el Barranco de Los Olivos y el Barranco del Guiniguada. En el año 2016, el Ayuntamiento de la Villa de Santa Brígida a través de la Concejalía de Medio Ambiente recuperó con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria, el recorrido por el cauce del Barranco del Colegio realizando tareas de apertura de cañaverales y desbroce para completar una circunvalación a la Villa. El firme de este circuito es diverso, encontraremos tramos urbanos, peatonales, alguno de asfalto, con otros de pistas de tierra y senderos a la sombra de grandes palmeras.

3.- Manuel Sancho Soriano, ingeniero industrial nos hablará de su trabajo de Caminos y Cruces, que lleva por titulo “El Despertar de Las Cruces, evocación del pasado”. Según nos cuenta “cada vez que realizaba un sendero y me tropezaba con una cruz, me preguntaba el motivo, su significado, …  pretendía que la cruz me «hablara» y me contara lo que escondía. Busqué una forma de desentrañar el origen de algunas cruces, a través de textos, prensa, en muchos casos insuficiente, y me tiré al campo buscando fuentes orales fidedignas y de forma inopinada, a veces, obtuve otro hilo conductor para continuar divulgando nuestro patrimonio intangible. El resultado está a la vista en el blog de Cruces de Gran Canaria”.

4.- Onelia García Marrero, abogada medioambiental, nos explicará la problemática vecinal con el Camino de Rosiana en S. B. de Tirajana. Una denuncia que se documenta lo suficiente para prosperar en los tribunales de justicia.

Una problemática en auge.

Debido al interés despertado por la temática tratada, el pasado año, Turcón realizó dos talleres bajo “La configuración del Derecho de los caminos: de la evolución histórica de su marco jurídico a su eclipse territorial”, explicando la problemática y las preocupaciones de esta asociación ecologista para recuperar y conservar el Patrimonio Caminero de Gran Canaria; además, del asesoramiento a la ciudadanía en sus casos particulares.

El primer episodio de estos talleres fue muy participativo, toda vez que existen unas enormes dudas sobre las diferencias entre servidumbres y serventías. Dos figuras jurídicas de enorme trascendencia para determinadas fincas y particulares.

La divulgación de acciones y transferencia del conocimiento se configura como una estrategia de coordinación entre la ciudadanía para afrontar futuras alianzas y elaborar agendas públicas reivindicativas.

Recordamos:

El Ecotaller#2 será el viernes, 31 de enero de 2020, de 19 a 22 horas, en el local social de Turcón, calle Reyes Católicos, nº 9, bajo, Telde.