Final de año de trekking extremo

o

La ruta realizada por el Barranco del Salado finalizó con éxito, y con un final de año de pura aventura. Una ruta de montaña, de las denominadas de perfiles pirenaicos toda vez que requería de mucha fuerza para subir las montañas vistas.

Con esta actividad concluye el programa de rutas del Colectivo Turcón que ha realizado durante el año 2019. Ahora toca difundir y comenzar a reservar las fechas de las rutas del próximo año. Consulta nuestro programa del 2020.

El Salado, un rico espacio entre La Aldea San Nicolás y Artenara.

Lejos y cercano. Siempre ha estado ahí. El barranco de El Salado, junto al de Pino Gordo sirven de límite geográfico entre Tejeda, Artenara y La Aldea de San Nicolás. En nuestras rutas por la zona siempre lo saludamos, pero pocas veces lo caminamos. Ayer penetramos en el Salado hasta sus laderas más remotas y altas, buscando los secretos y tesoros escondidos.

Toponimía del recorrido:

Carretera GC-210 apeadero de Las Rosillas, Barranco del Salado (T.M. de Artenara), Camino Real de Tifaracá, Morro de La Atalaya (781 m.a.), Degollada de las Cañas, Montañeta del Fraile, Degollada del Humo (pista de tierra), Montaña Cueva del Humo (914 m.a.) descenso pista Cueva Nueva, desvío camino a izquierda en Lomo Carreño, La Medialuna (T.M. de Agaete), Lomo de la Huerta (sabina gigante), camino de las Cuevecillas, Cuesta de López, El Risco de Agaete.

Datos técnicos de la ruta:

Inicio de ruta: 8:54h.

Final de ruta: 16:41h.

Recorrido: 15 km

Tiempo total: 7:47h.

Punto más alto: 914 m.

Punto más bajo: 81 m.

Ascensos totales: 936 m.

La deforestación de Tifaracás

En la cota, aproximada, de 459 metros de altitud, enlazamos con el camino real del Salado-Tifaracás. Los grandes muros de piedras nos vienen a desvelar que estamos ante un camino antiguo, carretero, y que antaño funcionó como una importante vía de comunicación que sorteaba tan abrupto territorio. Probablemente, fue por aquí, y a lomo de bestias, por donde se extrajo la madera de la sobreexplotación de Tifaracás.

Tifaracás, Chifaracás, Chofaracás (variantes anteriores: Facaracás y Tijaracás), tal como especifica el libro de “La toponimia de Gran Canaria” (Cabildo de Gran Canaria, 1997), es un topónimo aborigen.

Se trata de una enorme cárcava presidida por la Montaña de Altavista (1.370 m. a.), al NE.; al norte, la Montaña Redonda (972 m. a.); al oeste, el Morro de La Atalaya (781 m. a.); y al este, el espolón rocoso de Cardocristo (1.003 m. a.).

Tifaracás es tierra de nadie; como dice un pastor, “Tifaracás es donde Cristo perdió las sandalias”, en referencia a la enorme soledad del espacio. Pertenece al municipio de Artenara. Divino el queso que hacía en Tifaracás, totalmente artesanal. En el pasado tuvo que ser una zona de abundantes pastores, con pequeños espacios habitacionales, como las Casas Viejas de Tifaracás, o las Cuevas del Toscalillo. La tala de pinos fue sobredimensionada y aún quedan ejemplares aislados que sobrevivieron a la explotación maderera.

Próxima ruta de Turcón:

Sábado, día 25 de enero de 2020.

Ruta familiar por el Barranco del Draguillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *